Y la magia llegó

 In Actividades

La semana antes del 14 de julio, aquel lugar abandonado aún recordaba más a Chernobil que un cine o a un recinto social. La verdad es que no teníamos muy claro que pudiéramos preparar y arreglar aquellas instalaciones a tiempo… pero al final se consiguió, no sin el esfuerzo extra de varios de nuestros socios.
El otro reto era animar a la gente a asistir. Qué difícil es animar a la gente en las Castillas, o esa premisa teníamos y con ella contábamos… 50 personas, ese era nuestro gran reto…con eso nos valía, lo justo para cubrir gastos y poder seguir adelante.
Pero al final nos faltaron sillas…de hecho se las tuvimos que pedir al bar ‘Donde Ely’ que nos las prestó. Más de 150 castiller@s nos juntamos aquella noche (muchos de ellos niños) y además de poder ingresar un dinero para cubrir gastos y poder seguir con la rehabilitación del recinto, conseguimos demostrarnos (primero a nosotros mismos) que este lugar aún vive y hasta pudimos sentir sus latidos a base de magia y buen humor. Agradecemos a JS y al Mago Roncero su trabajo y felicitamos a este último especialmente por haber conseguido realizar un pequeño sueño: actuar en el mismo lugar donde unos años atrás jugaba al fútbol de pequeño. Y es que esa es parte de la esencia de aquella noche, recuperar parte de lo que se ha perdido recuperando un lugar y ya de paso mostrárselo a los nuevos vecinos que ahora viven con nosotros. 150 personas riendo y sorprendiéndose juntas, compartiendo algo más que su tiempo y grabando un bonito recuerdo. “Hemos visto un mago de verdad”, decía algún peque…nosotros vimos muchas cosas más y las recordaremos mucho tiempo.
Gracias a todos por asistir y a todos los que ayudaron a que fuera posible, y ojalá nos juntemos en muchas noches más como esa.

Publicaciones recientes
Ruta de la tapa 2018